CRUSTÓ – MANIFESTO

En Crustó somos de los que pensamos
que no podemos pasar de puntillas
por las cosas buenas de la vida.
Que no es buena idea mirar de reojo
a lo que realmente merece la pena.

Somos de los que creemos
que la mejor manera de aprovechar el tiempo
es dejarlo correr lentamente.
Y que solo así haremos las cosas
como merecen ser hechas.

Por eso disfrutamos
en nuestro obrador a la vista
elaborando nuestros panes
despacio, muy despacio,
siguiendo el método tradicional francés,
y utilizando sólo la mejor selección de materias primas.

Por eso respetamos el tiempo que requiere la fermentación natural
de hasta 18 horas, a veces más.
Y  por eso  nuestros espacios han sido concebidos
para que puedas disfrutar cada segundo,
con toda la tranquilidad que mereces,
de los panes y selección de pastelería
más sana y deliciosa.